Siempre nos resulta más difícil sacar adelante los proyectos que no están relacionados directamente con los niños, como por ejemplo el programa de Dada-Dadi.

Miembros del programa Dada-Dadi que recibieron su manta

 

Sam Deu sufrío una paralisis hace 2 años  y aunque se recuperó para poder caminar no puede trabajar.

Ayudar a los ancianos siempre parece que queda olvidado en nuestra sociedad y que la mayor parte de las ayudas de occidente van destinadas a la infancia. Si los niños son el futuro de un país los “abuelos” son la memoria viva, pero quedan relegados en un rincón recibiendo menos comida, menos medicina y menos de todo.

India es el segundo país del mundo por número de personas de edad avanzada. Segun Asia News, para el 2021 India podría tener 140 millones de personas de edad avanzada. pero no la capacidad ni la voluntad para cuidar de ellos.

La familia tradicional es cada vez menos común, y los “abuelos” se quedan solos. La sociedad india está abandonando la tradicional “familia extendida”- donde los hijos varones adultos cuidaban de los padres viviendo todos juntos. Los valores tradicionales de cuidar y respetar a los mayores se va perdiendo.
Las personas mayores  quedan abandonados y solos, sin nadie a quién acudir y sin la ayuda del Estado ya que no tienen pensión. El Dr. Carvalho en AsiaNews afirma que el gobierno siempre hace caso omiso de los derechos y necesidades de las personas mayores y que las autoridades deberían extender el derecho a una pensión de jubilación para que estas personas puedan vivir con dignidad.
En nuestro programa de Dada-Dadi atendamos a discapacitados además de  ancianos y  que están solos, o bien viudas sin hijos varones o abandonados por sus hijos, abandonados por el gobierno,  sin dignidad, mendigando para poder salir adelante.

Comprobando la calidad, lo suavecita y calentita que es.

Intentamos dar un poco de alivio a sus condiciones de vida tan duras, con comida, ropa, llevándoles al médico y comprando medicinas cuando lo necesitan, reparando sus chozas, dandoles camas y escuchándoles para que no se sientan tan solos.¡Ojalá pudiéramos hacer mucho más1¡
Con el frío muchos ancianos suelen fallecer en India pues están débiles  y no consiguen soportar las bajas temperaturas en las chozas al no tener suficiente abrigo. Por esta razón si bien el año pasado les dimos jerseis, este año les hemos provisto de mantas para que puedan dormir más calentitos.
Damos un enorme GRACIAS a los socios que hacen posible que el proyecto de Dada-Dadi siga adelante.

Felices de contar con este regalo

Facebooktwitter