PROGRAMA SOCIAL

En India 1,5 millones de muertes anuales son debidas a enfermedades cardiovasculares. Un 25% de la población sufre de tensión alta.

 

En la India rural las principales razones es una alimentación inadecuada, falta de de fruta y verduras frescas.

Los pueblos de la India rural en muchas ocasiones están muy alejados o con una comunicación pobre de los centros de salud por lo que las personas mayores no tienen oportunidad de tomarse la presión arterial o de hacerse un chequeo. Las enfermedades cardiovasculares no se detectan hasta que sufren un ictus, un parálisis o un dolor muy agudo, y muchas veces es ya muy tarde.

Nosotros nos hemos encontrado con varios casos de personas en las aldeas donde trabajamos, que han sufrido las consecuencias y les hemos llevado a un centro para recibir tratamiento y en algunos casos también a fisioterapia.

Uno de los últimos casos ha sido el de Manjari Devi, vecina de la aldea de Jaitiya donde también trabajamos.

Conocimos a Manjari Devi cuando estuvimos repartiendo las mantas estas pasadas Navidades y nos contó lo mucho que estaba sufriendo.

Tanto su marido como sus hijos no sabían como aliviar los fuertes dolores que hacían que Manjari Devi estuviera llorando constantemente. Toda la familia siempre trabajó en el campo como peones, habiendo una escasez de comida y falta de dinero para poder comprar verduras frescas o poder acudir a un buen doctor.

Hace un año que Manjari Devi sufre de fuertes dolores y la llevaron a distintos doctores locales que realmente son agentes de salud que no pudieron ayudarla por lo que la familia había perdido la esperanza y ya no creían que podía tener solución.

La larga distancia, falta de transporte, falta de educación y saber desenvolverse en los centros fuera de la aldea, ocasiona que muchas personas sufran en silencio de enfermedades que tienen solución si son atendidas por un buen profesional de la medicina.

 

Este pasado mes llevamos a Manjari Devi a la Clinica Shakyamuni en Bodhgaya a una hora de su aldea donde comprobaron que tenía la tensión muy alta y le dieron un tratamiento para ello y quitarle los dolores. Un tratamiento que tendrá que continuar pero que su marido e hijo están dispuestos de apoyarla viniendo a buscar las medicinas.

Manjari Devi y su familia estaban muy felices de finalmente poder encontrar un poco de paz después de tanto sufrimiento. Continuaremos haciendo un seguimiento de su condición apoyándola con el transporte y las gestiones en la clínica.

Agradecemos a los socios que hacen posible que en nuestro Programa Social podamos detectar y atender personas como Manjari Devi y damos las gracias también a la Clinica Shakyamuni por su colaboración.

 

Facebooktwitter