Queridos amigos

Este lunes muchos nos juntamos alrededor de la mesa para cenar juntos en el restaurante Ecocentro de Madrid.

Otros no pudieron venir, pero nos acompañaron desde la distancia y muchos de ellos colaboraron con la fila cero. Mientras, los verdaderos protagonistas de la cena estaban durmiendo, o tal vez a punto de despertarse para ir a la escuela.

 

 

El motivo de juntarnos, además de pasar una velada muy agradable en buena compañía, era recaudar fondos para la escuela Shanti Niketan.

Una pequeña escuelita que se abrió hace cinco meses en la aldea de Nautapur para que 34 niños/as “intocables” pudieran estudiar. Un proyecto muy especial que nació de la petición de los padres, que al haberse quedado sin plaza para entrar en el Centro Educativo Akshay, vinieron a pedirnos ayuda para que sus hijos pudieran estudiar.

Casos como estos nos hacen seguir creyendo en la educación como herramienta para cambiar el futuro y acabar con el circulo de marginación y miseria que sufre esta parte de la población india.

La palabra gracias se nos queda pequeña para agradeceros a todos los que acudís cada vez que os pedimos

ayuda y que en esta ocasión participasteis en la cena benéfica, ya que, sin vuestra colaboración los proyectos sobre el terreno no serían posible.

Además, muchos de los comensales quisisteis participar en la campaña de jerséis que tenemos con motivo de la Navidad. Estamos en el camino de conseguir el reto y que ningún niño/a de los que asisten a las diferentes escuelas de Amwan, Jaitiya y Nautapur pasen frío este invierno.

Gracias por ese calor que siempre nos dais.

 

 

Facebooktwitter