¡Estamos de estreno con la nueva bomba de agua que hemos construido en Nautapur!

Acostumbrados a abrir el grifo y que salga agua limpia potable cada día para beber,  lavarnos y  para cocinar, una acción tan sencilla pero tan importante, olvidamos a menudo que no todos tienen este fácil acceso al agua.
El agua es vida y es el recurso indispensable para la supervivencia.

La falta de agua limpia en las aldeas es algo que nos preocupa mucho  ya que a raiz de esta falta los niños y niñas se ponen enfermos con gastroenterítis, y contraen tifus además de otras muchas enfermedades.

Debido a la falta de agua limpia cerca de sus hogares se ven obligados a utlizar el agua encharcada, contaminada, para lavar en muchas ocasiones. Este agua sucia   produce muchas enfermedades de piel. El alto nivel de nitratos y nitritos causan efectos nocivos sobre la salud como problemas de las glándulas tiroideas, causa de cancer, pérdida de transporte de oxígeno en la sangre en los bebes y problemas para las mamas embarazadas que produce una alta mortalidad del bebe en los primeros días.

Además sin el agua no podemos hablar de la importancia de la higiene que contribuye a mantener lejos estas enfermedades.

Nautapur era una aldea donde solo había una bomba de agua para unas 350 personas en el año 2010. Así fue como decidimos construir bombas de agua para la población desde que algunos niños de dicha aldea comenzaron a venir a nuestra escuela.  En los años 2011 y 2012 gracias a las donaciones de los Salmantinos y un  generoso niño llamado Joaquín, pudimos construir dos bombas de agua respectivamente. Aún así  todavía eran insuficientes y largas colas se forman por la mañana para beber, lavarse, lavar los cacharros, etc .
Hace unos días hemos podido construir la tercera bomba de agua gracias a la generosidad de ZAHARA SUSI  y su familia. La bomba se ha construido suficiéntemente profunda para que no se seque en verano y para que la calidad del agua sea buena.

Celebrandolo con laddus

Rosa, su nuera, nos contó un día cómo su marido decía que su madre siempre quiso poder ayudar a construir un día una bomba de agua en algún lugar en donde fuera muy necesario pues daba mucha importancia al agua. Así fue como realizaron una donación para que este «milagro», el agua, pudiera ocurrir.
Gracias a la buena voluntad de Zahara y su familia hoy los niños/as y demás habitantes de Nautapur pueden disfrutar de agua limpia para todas sus necesidades.
Con motivo de la inauguración de la bomba se ha realizado una «puja» (rito hindú) con incienso y flores para bendecir la bomba y que funcione durante muchísimos años. Han participado los niños que estudian en la escuela Akshay pertenecientes a la aldea de Nautapur y también otros niños y adultos que disfrutarán de la bomba. Primero hemos explicado quién ha hecho la donación para la construcción de la bomba y porqué. Se han colocado flores, incienso, recitado mantras y finalmente lo hemos festejado con «laddus» un dulce indio que se ha repartido entre todos los presentes.

Probando el agua

Ha sido realmente un gran regalo que ha hecho feliz a toda la población de Nautapur y deseamos expresar  nuestro agradecimiento a Zahara y su familia a través de este blog por hacer tan felices a tantas personas.
Estamos además muy contentos de haber podido ayudar a su familia a hacer el sueño de Zahara realidad.

¡GRACIAS ZAHARA!

Facebooktwitter