[email protected] [email protected]; Hoy os contamos una pequeña historia sobre una mujer llamada Punita Devi,

Punita es la madre de Suraj, uno de los niños que estudia en la escuela Akshay desde hace 2 años.
Punita y su familia viven en la aldea de Amwan en una casita de barro y paja  que cuenta con una habitación para dormir todos juntos y otra más pequeña para guardar cosas y cocinar. Hacía mucho que Punita quería aprender a coser y sabía que en Bodhgaya había cursos de costura. Debido a las cargas familiares y a que no está bien visto que una mujer vaya sola a Bodhgaya todos los días hasta hace poco no tuvo oportunidad de realizar su sueño.

 Punita  ingreso en nuestra escuela de costura hace 8 meses y  finalizó el curso de 6 meses como una de las alumnas más brillantes. Ahora continua asistiendo al curso avanzado de costura que abrimos hace dos meses.
Ella era una de las pocas mujeres dalit o «intocables» en el curso, y a pesar de ser analfabeta aprendió lo básico para poder manejarse con la costura y así poder realizar el curso. Su constancia y esfuerzo es un gran ejemplo para otras mujeres de su casta. Su marido trabaja fuera en otro estado y ella tiene que trabajar en el campo y cuidar de sus tres hijos pero consiguió sacar tiempo para asistir al curso y practicar.

Punita  Devi con su nueva máquina de coser.

A pesar de las condiciones económicas tan precarias de su familia, ella estaba ahorrando un poquito para un día muy lejano poder comprar una máquina de coser.
Como premio a su esfuerzo y  gracias a la donación de  LUX MUNDI en Málaga  decidimos utilizar una parte de dicha donación  para comprarle una máquina de coser.

¡¡Punita ahora está feliz!! No contaba con ello y de repente su sueño se hizo realidad, mucho más pronto de lo que imaginaba. Ahora podrá ayudar en la economía familiar cosiendo para las vecinas. Al día siguiente de recibir la máquina de coser ya tenía 4 encargos de blusas para hacer a sus vecinas además de poder coser para sus propios hijos.

Ahora es la época de los monzones y en esta temporada los precios de las verduras sufren un incremento enorme por lo que muchos no son capaces de comprar más que patatas. Su comentario fue «Este mes podré comprar unas verduras en el mercado con lo que gane» En su rostro podéis ver lo feliz que se siente.
¡Esperamos que esta noticia os alegre tanto como a nosotros! y damos las gracias a LUX MUNDI y a todas las personas que colaboraron recaudando donativos ya que gracias a ellos este mini-proyecto se ha hecho realidad.

Facebooktwitter