Buenas tardes desde Bodhgaya,
Hoy quiero contaros de nuevo cómo el Programa Especial que impartimos en la Escuela Akshay va dando sus frutos. Os recordamos que cada día se realiza una sesión de 45 minutos en donde se hace una meditación y se explica y estudia un tema de «Las 16 Actitudes para una vida feliz» basado en valores, que ya publicamos en una ocasión en este blog.
Durante la Asamblea 
El mes pasado los niños estuvieron estudiando el tema de LA HONESTIDAD, y cada día por la mañana cuando nos reunimos toda la escuela en la Asamblea, los niños tienen oportunidad de contar a todos si han practicado la honestidad en casa, con los amigos o en la escuela….
Puja y Rousham (5 y 4 años) en la
asamblea durante meditación

Aunque los más pequeños no puedan entender todavía el programa especial, ya van aprendiendo a adoptar la postura de meditación y se emplea con ellos ejemplos más sencillos como no quitar la goma o el lápiz al compañero, no hacer sufrir a las moscas….

Sagar (5 años) en postura de meditación

Pero los más mayores si que lo entienden y poco a poco sus vidas van cambiando.Os quisiera contar una de las bonitas historias que escuchamos una mañana y que creo que os puede gustar. 
Reena es una niña que estudia en la clase IV, su profesor es Shivpujan, un joven que pone mucho empeño en transmitir los valores que se enseñan en el Programa Especial.
Cuando durante la Asamblea se preguntó si alguno durante el domingo había tenido la oportunidad de practicar la honestidad, Reena levantando la mano contestó lo siguiente:
«Me encontraba en la carretera junto al río, enfrente de Amwan, cuando vi que había un hombre en una moto hablando por un teléfono móvil. Luego  arrancó y continuó su viaje. Vi que en el suelo   había caído un teléfono móvil y pensé que podía pertenecer a aquel hombre. Lo recogí, y a los pocos minutos el hombre regresaba al mismo lugar con cara de mucha preocupación ya que el móvil era muy bonito. Le vi mirando el suelo y le pregunté si había perdido algo, y me respondió que el móvil. Entonces le pregunté: ¿es éste?. El hombre puso una cara de alivio y dándome las gracias me quería dar también  10 rupias. Le dije que no podía aceptar su dinero y cuando me preguntó porqué, le respondí que en mi escuela nos enseñaban a ser honestos sin esperar nada a cambio. El hombre estaba muy sorprendido y empezó a preguntarme en que escuela estudiaba en donde enseñaban este tipo de cosas y quién era mi profesor. Le dije muy orgullosa que mi escuela se llamaba Akshay School en Amwan y mi profesor Shivpujan Kumar. Me felicitó y yo estaba muy contenta de haber podido practicar lo que aprendí en el programa especial»

Resham (clase IV)

Quisiera añadir que los niños que estudian en la Escuela Akshay pertenecen a la casta de los «intocables», una casta desgraciadamente marginada, en donde hay mucha pobreza y en donde el instinto de la supervivencia hace difícil que desde pequeños los niños no aprendan a robar, por ello tiene mucho mérito cuando estos niños realizan estas acciones como la historia de Reena.
Cada día escuchamos distintas historias y a veces son realmente ¡sorprendentes!.

Facebooktwitter