Mati, que participó en el Tour»Gotas de India»  nos ha dejado sus impresiones y sentimientos sobre el viaje.
 Aquí las publicamos. ¡Muchas gracias Mati.!

UNAS NOTAS SOBRE «GOTAS DE INDIA»
  En este viaje  he  vivido un espectáculo de
luz, colores, sonidos
que  ha ido creciendo día a día . Tenía la sensación de
algo
parecido a “A ver quién da más” y me acordaba de alguien que
me ha
dicho muchas veces que no se puede vivir sin conocer la
India.
Amanecer en el Ganges 
 El grupo que tenía un denominador común , la
generosidad e ilusión
por conocer unos niños y a las personas que llevan a cabo
“el
milagro” de sus vidas nuevas. 
 Todo el recorrido ( trayectos, hoteles, visitas ..etc.) 
se  ha
desarrollado perfectamente.. …nuestra guía lo ha tenido todo
elaborado al detalle y ha manejado con nosotros la paciencia
y
tolerancia con la misma elegancia de sus saris.
 He disfrutado mucho de los compañeros, de los
monumentos, las gentes
de India, paisajes, de los picantes…pero todo el tiempo me
iba
pareciendo que lo mejor era nuestra guía .
 Con la llegada a la Escuela, a todos se nos saltaron
las lágrimas.
Nos esperaban  con collares de flores, sonrisas,
abrazos, besos. Se
respiraba armonía  y paz a pesar del esfuerzo que
habían hecho para
preparar  nuestra llegada y la fiesta. La ternura de
padrinos con sus
niños era conmovedora. Me ha parecido delicioso ver a los
niños llegar
por la mañana, hacer su meditación, cantar el himno de su
país
demostrar educación y respeto a ellos y su entorno.
Carmen con las niñas
  Alguien ha tomado la decisión de hacer un cambio
en una población
deprimida dentro de un país pobre en vías  desarrollo.
Los intocables
no conocerán otra cosa salvo que alguien les enseñe otro
camino, desde
sus propias raíces, con la máxima decisión, esfuerzo y 
sacrificio,
desde lo más profundo del alma. 
Hemos visto sus casas, sus cacharros de cocina brillando, lavados con

barro en pequeñas acequias. Los hemos visto con las manos moldeando el
estiércol de vaca  para hacer combustible para sus cocinas….y sus
ropas de colores. 

 Aunque solo pueda acudir a la escuela  uno por
familia, estos niños
podrán desde el conocimiento, saber su propio caudal y se
sentirán
seguros y orgullosos de su  vida y su País. Serán guías
de su gente,
un camino difícil y apasionante .
Podrán influir en los demás y serán “ gotas de India en la
misma
India”.
  Habíamos hecho turismo y disfrutado de todo el viaje
y al llegar al
contacto con los niños, nos hemos emocionado y llorado 
juntos y
reído, cantado y bailado ( Macarena y Porompompero) .
Lavándose las manos antes de comer
  La despedida  nos dejo turbados por el
choque con la realidad. Todo
el juego de luces se acababa. Pocas palabras, gestos torpes.
Demasiadas
estrellas y cometas para ese aterrizaje forzoso que fue el
adiós a
Raquel. Se quedaba sola  y nosotros quizás más. 
En este mes de
“el
Coraje” yo soy el más débil.
 Pero alguna carga  he dejado atrás, porque
 tengo ahora una
sensación de ligereza o de transparencia con las que puedo
sortear lo
cotidiano. Quizás haya sido el Ganges y sus gentes. 
Mati
 
Facebooktwitter